Dama vestida de verde de August Macke


Pintada en 1913, en ella parece expresar la alegre felicidad de una vida tranquila. Si sus figuras recuerdan las de Seurat, por su esbeltez, el color manifiesta la clara influencia de Franz Marc, en su ritmo y sensualidad. Pero Macke no atribuye a los colores consideraciones metafísicas, sólo los utiliza para expresar sus ideas y sus propias sensaciones.

(Wallraf Richard Museum, Colonia)

Fuente: Historia del Arte. Editorial Salvat

Entradas populares de este blog

La Serenísima República de Venecia

Carlos V, el primer Austria

La difusión del Barroco en Italia