Kabyline en acción de Victor Brauner


El autor consideraba a este extraño personaje, mitad monje mitad vampiro, como un descendiente espiritual del Pére Ubu de Jarry. Lo pintó varias veces en ambientes insólitos. En esta tela, el inquietante personaje parece a punto de desvelar un misterio horripilante, sin perder cierta candidez aprendida quizás en las series filmadas de Fantomas.

(Colección León Jérusalemi, Le Vésinet)

Fuente: Historia del Arte. Editorial Salvat

Entradas populares de este blog

La Serenísima República de Venecia

Carlos V, el primer Austria

La difusión del Barroco en Italia