Visitantes

17 noviembre 2017

Joven desconocida de Alonso Sánchez Coello


Discípulo en Flandes del holandés Antonio Moro, este artista inaugura en España el arte del retrato como pintura de corte. El retrato que se reproduce es un ejemplo de su precisión infalible en el detalle con que están pintados encajes y joyas. El traje y el peinado, que revelan el rango superior del personaje, ayudan a profundizar en el estudio psicológico, realizado con respetuoso despego. 

Museo del Prado, Madrid

Fuente: Historia del Arte. Editorial Salvat.

16 noviembre 2017

Nuestra Señora del Buen Aire o de los Navegantes de Alejo Fernández


Este artista de origen alemán, que adoptó el apellido español de su esposa, pintó esta célebre obra. Se trata de una visión nueva de la Virgen de la Misericordia, de sabia escenografía, en la que la Virgen acoge bajo su manto una serie de fieles que son en realidad personajes de la época. Entre ellos se ha querido identificar a la primera figura de la derecha con Cristóbal Colón. Su estilo, que se impuso desde principios del siglo XVI, dio origen a la llamada "escuela sevillana". 

Capilla de la Casa de Contratación de Sevilla

Fuente: Historia del Arte. Editorial Salvat

Don Luis de Castellà de Vilanova de Juan de Juanes


Uno de los más notables manieristas españoles del siglo XVI realizó este retrato del noble valenciano. Pocos retratos han llegado de este artista, que siguió fiel aún a la temática gótica. tste cuadro es de sus primeros años de pintor y se ha comparado, por el llamado "verismo hispánico", a los retratos de Bronzino o de Pontormo. Es patente, por otra parte, la influencia de Rafael tanto en el espacio perspectivo como en la armonía del color. 

Museo del Prado, Madrid

Fuente: Historia del Arte. Editorial Salvat.

La última cena de Juan de Juanes


Inspirado en La última cena de Leonardo, tanto en la composición, como en los tonos y en la aplicación del sfumato, este pintor manierista trajo al Renacimiento español la corriente artística de los discípulos de Rafael. 

Museo del Prado, Madrid

Fuente: Historia del Arte. Editorial Salvat.

Carlos V, el primer Austria



Carlos V de Jan Cornelisz Vermeyen.

Carlos V (1500-1558) fue el primero de los monarcas de la Casa de Austria. Llegó al poder mucho antes de lo que el destino, en un principio, parecía tenerle reservado, pues heredó el trono de su abuelo, Fernando el Católico, a causa de que su madre, Juana de Austria, había sido declarada incapaz. Por tanto, Carlos de Gante era nieto de los Reyes Católicos por línea materna, y con sólo 16 años fue nombrado rey de Castilla y Aragón en la iglesia de Santa Gúdula de Bruselas.
Como habrá de ocurrir de nuevo años más tarde en la historia de España, un rey que no hablaba castellano y que había sido educado fuera de las fronteras se disponía a tomar las riendas de una de las grandes potencias del Viejo Continente. Por otro lado, apenas tres años después de haber subido al trono fue nombrado emperador del Sacro Imperio Romano Germánico en la ciudad de Aquisgrán tras la muerte de Maximiliano. De este modo, Carlos V heredó los estados de la casa de Habsburgo. A partir de ese momento, la política del monarca queda definida por su objetivo de mantener una Europa fuertemente cohesionada por el catolicismo más ortodoxo.
Carlos V fue un férreo guardián del catolicismo a pesar de que intentó, con muy poco éxito, que la Iglesia se adaptara en algunas ocasiones a los intereses del Estado. Además, fue impulsor de diversas obras de arte de no poca importancia y tuvo que hacer frente a numerosos problemas en política exterior, pues durante su reinado la Corona fue ampliando sus conquistas en el Nuevo Mundo y hubo de enfrentarse a Francia y los piratas turcos.
Fuente: Historia del Arte. Editorial Salvat.

Entradas populares